X

X

SHARE
X

LO QUE IMPORTA ES EL INTERIOR

#ESPACIO

Lázaro Rosa-Violán ha creado un mundo mágico dentro de Platea

De vez en cuando, surgen talentos con una sensibilidad especial y una capacidad única para reinventar las reglas del juego de una disciplina y asentar nuevos cánones estéticos. Lázaro Rosa-Violán, un afamado diseñador de interiores al que le salen proyectos y encargos de debajo de las piedras, es uno de ellos. Su currículum lo dice todo: además de dirigir Contemporain, uno de los estudios de arquitectura e interiorismo más importantes del mundo, este barcelonés ha trabajado para grupos internacionales de la talla de Aristocrazy, Inditex y Oysho. Alérgico a las apariciones públicas, Lázaro se expresa, como tantos otros artistas, a través de su trabajo. Con un estilo reconocible a simple vista gracias a una serie de elementos constantes en sus creaciones, su verdadero mérito es el de haber tenido la suficiente personalidad para hacer caso omiso a la imperante corriente minimalista, tan de moda en los últimos años, y haber apostado por una vuelta de tuerca al clasicismo, renovando su concepto original a través de piezas industriales y vintage. Las esculturas y pinturas contemporáneas y el especial cuidado en la iluminación de cada rincón revelan su obsesión por el detalle.

Todo esto podrás comprobarlo en Platea Madrid, uno de sus proyectos más ambiciosos. Casi 6.000 metros cuadrados dedicados al espectáculo y a la gastronomía, dotados ya de lujo e intemporalidad. El exquisito uso de la madera de tonos claros, combinado con interminables columnas de luz, da como resultado un característico ambiente teatral que invita a demorarse entre sus paredes. Un espacio con alma que denota exclusividad, pero pensado para el disfrute de todos los públicos. Solo cuando lo conozcas podrás dar fe de estas palabras.

UN ESPACIO CON ALMA PROPIA

#ESPACIO

Galería de fotos

Más de 6.000 metros cuadrados, decorados por la prodigiosa mano del diseñador de interiores Lázaro Rosa-Violán, hacen de Platea un espacio moderno con tintes clásicos que presta especial atención al detalle. Dos plantas y dos anfiteatros totalmente funcionales dan lugar a un ambiente teatral con alma propia.

 

PLATEA SE HACE A TI

#GENTE

Descubre qué tipo de público encontrarás entre nuestras paredes

¿Te acuerdas de aquel anuncio de una conocida marca de refrescos que se hizo tan famoso? ¿Sabes de cuál hablamos? Aquel que decía algo así como “Para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos […] Para los que viven solos, para los que viven juntos […] Para todos”.

Eso es Platea: un lugar en el que todo el mundo encuentra su espacio. Da igual que vayas en pareja, solo, con tu familia o con un cliente: Platea ha sido ideado para todo tipo de situaciones y momentos. Porque la variedad de nuestra oferta ocio-gastronómica así lo permite. ¿Quieres ir a cenar? Puedes. ¿A tapear? ¡Elige entre una gran variedad de propuestas! ¿A tomar unas copas? Nuestros bartenders son la crème de la crème. Tan solo elige cómo quieres disfrutar de lo que te ofrecemos.

Además de eso, Platea también es el territorio de esos urbanitas a los que les gusta probar experiencias diferentes. Los que se divierten conociendo nuevas zonas de encuentro y nuevos productos. Y estando en los lugares sobre los que gira la conversación social. Pero lo más importante es que te sientas a gusto. De eso nos ocupamos nosotros.

LA FÁBRICA DE PLACER

#DULCE

Visitamos el lugar donde nacen los dulces de Mamá Framboise

Conocimos las fantásticas instalaciones en las que Alejandro Montes, el chef pastelero de Mamá Framboise, idea y elabora sus productos junto al resto de su equipo. Paciencia, tiempo y planificación fueron las claves que nos dio para asegurar una calidad tan alta en todos sus dulces. Alta pastelería a precios asequibles que ya puedes probar en Platea.

ESPACIO PROTEGIDO

#ESPACIO

Te descubrimos la historia del edificio emblemático donde se encuentra Platea

Los que entran en Platea experimentan un curioso fenómeno. Sus sentidos se despliegan hasta abarcar cada rincón de madera ondulada, cada sillón vintage color turquesa, cada diminuto azulejo de las paredes color ajedrez. Su subconsciente mesura distancias, alturas y juegos de iluminación. Platea estalla como un todo en su mente, pero despliega su cola de pavo real para que, quien lo desee, se deleite sin limitaciones en sus detalles.

Para conseguir este momento mágico, han hecho falta dos años de duro trabajo de renovación de un espacio que ya tenía el magnetismo latente entre sus muros: solo había que hacerlo aflorar de la forma adecuada.

Esta larga metamorfosis de más de setecientos días ha convertido los cines Carlos III, inaugurados en 1952, y los bajos del mismo, que ocupaba la discoteca Cleofás, en el mayor espacio de ocio gastronómico de la capital. El inmueble, que fue diseñado en los años cincuenta por Luis Gutiérrez-Soto, es uno de los edificios de Madrid que cuentan con elementos protegidos, por lo que no es posible modificar su estructura original. 

El hecho de que el escenario de Platea se vea desde cualquiera de sus rincones recuerda mucho al cine que fue originariamente, cuyo primer cortometraje publicado fue Casbah. También lo hace su ambiente majestuoso: el techo de El Foso (antigua discoteca) está abierto, por lo que forma un hueco que conecta todos los ambientes y es, a la vez, un mirador desde El Patio hacia El Foso. Desde el primer anfiteatro (donde se encuentra el restaurante Arriba de Ramón Freixa) o el segundo (llamado «El Palco», que alberga la coctelería vip) se obtienen preciosas panorámicas del espacio completo.

Palabras y más palabras: se te olvidarán todas cuando veas Platea con tus propios ojos. Y entonces lo entenderás todo.

PLATEA: UN ESPECTÁCULO… O MILES

#ESPECTÁCULO

Cata un poco de lo que vas a encontrar en el escenario de Platea

Que el claim de Platea diga eso de “Un espectáculo” no es cosa del azar. De hecho, el espacio sobre el que asienta sus cimientos siempre ha estado ligado al entretenimiento. Películas de Hollywood, obras teatrales, actuaciones… en el número cinco de la calle Goya nunca se ha aburrido nadie. Ni lo hará ahora. 

Aunque nuestra oferta gastronómica ya supone en sí un gran deleite para los sentidos, siempre tuvimos claro que necesitábamos un valor añadido para diferenciarnos del resto de lugares de la capital. Por ese motivo, las actuaciones musicales van a tener mucha importancia en nuestro día a día. ¿Quieres saber lo que hemos preparado?

Si has seguido leyendo, es que tienes curiosidad. Buena elección. Sabemos que, para gustos, colores. Y también estilos musicales, que los va a haber para dar y tomar. Por ejemplo, si te gusta la música latina, tienes que venir. Porque vas a escuchar cumbia, bachata o salsa de calidad. ¡Si es que hasta habrá swing! Este estilo, que tan de moda se está poniendo últimamente, aportará la nota más divertida. Tienes que ver cómo mueven nuestros grupos el esqueleto. Todo un show. También habrá protagonismo para big bands, solistas, duetos y bailarines. Se tocará jazz, soul, funky, R&B, flamenco y otros estilos clásicos y modernos. Como ves, no nos encorsetamos. Preferimos la variedad a la monotonía.

¿Y qué hay de los DJs? ¿Los íbamos a dejar de lado? Claro que no, también tendrán su momento en Platea. Y es un poco vehemente decirlo, pero creemos que su propuesta te va a sorprender. Solo tienes una manera de comprobarlo, y sabes perfectamente cuál es. Que disfrutes del espectáculo.

LA IRRESISTIBLE SUMA DE LAS PARTES

#CHEFS

«Sinergias» es el proyecto de los chefs Roncero, Solla y Morán

Sinergia: «acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales». Un proyecto es sólido cuando descansa en pilares fuertes que, además de sostenerlo, le dan valor. Algunos de estos pilares pueden palparse (como el maravilloso espacio de 6.000 metros cuadrados decorado por Lázaro Rosa-Violán), y otros pertenecen al ámbito de lo intangible, pero son igual de importantes para construir lo que es Platea.

En este segundo grupo están las personas que conforman el proyecto. Platea podía haberse limitado a ofrecer comida y bebida de calidad, pero quiso ir un paso más allá barnizando su oferta con el aura de cuatro de los chefs españoles más reconocidos.

Si Platea cuenta con seis estrellas Michelín y once soles Repsol es porque Ramón Freixa, Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán han confiado en el proyecto y se han volcado en él. Junto al resto de chefs que componen la oferta internacional de Platea, estos cuatro fuera de serie han conseguido elevar el estatus del espacio sin que deje de ser para todos los públicos.

Freixa ofrece desde su restaurante Arriba una oferta culinaria que quita el hipo y unas vistas privilegiadas del escenario de Platea. Por su parte, Morán, Roncero y Solla han unido fuerzas en un proyecto que han llamado, precisamente, Sinergias. A través de él, ofrecen tres espacios en El Patio, la zona de tapeo de Platea: La batea, Castizo y A mordisco,s para que los visitantes puedan probar pequeños trozos de cielo culinario. Los tres chefs completan su oferta con dos espacios más en El Bajo, llamados Entrecortes y De cuchara, desde los que ofrecen platos españoles de cuchara, tales como arroces, sopas y otros platos calientes.

Todo aquel que visite Platea podrá detectar ese «algo» intangible que resulta de la suma de partes tan diversas. Un espacio oriental codo con codo con uno italiano, dos amigos comiendo platos de diferentes extremos del mundo en una misma mesa y brindando con brebajes tan diferentes como irresistibles. Eso es sinergia; eso es Platea.

MAMÁ FRAMBOISE

#GASTRO

Alta pastelería en un rincón de Madrid

No es lo mismo decir pastelería que obrador. O que pâtisserie, o que boulangerie. La belleza de esas palabras ya nos prometen algo, sí; pero mejor no saber demasiado. Mejor que no te cuenten mucho, solo entonces podrás sorprenderte como los niños cuando entres por primera vez en Mamá Framboise Platea. Podrás deleitarte con la decoración rústica y la excelencia de las cosas sencillas pero bien hechas. Podrás mostrar tu fascinación por las altas dosis de creatividad impresas en cada uno de los dulces productos, por los colores y sabores imposibles que los acercan a una deliciosa forma de arte. Podrás contarlo después, pero quizá no te creerán. Por eso Mamá Framboise tiene también una tienda: para que puedas demostrarlo.

El SUSHI MAN APELLIDADO SÁNCHEZ

#CHEFS

Descubre Shikku, el rincón oriental de Platea

En 2007 abrió en Madrid el que para muchos es el perfecto restaurante japonés. Lo regenta un experto sushi man que se formó a las órdenes del maestro Kenjiro Sato. Con este preludio, es de esperar que estés evocando en tu cabeza un perfil de rasgos orientales y apellido exótico. Quizá te decepciones al escuchar el nombre de ese chef: Rafael Sánchez. «¿Es una broma? ¿Estamos hablando del autor de El Jarama o Alfanuhí?» Pero esa decepción solo durará unos instantes. En cuanto te pases por Shikku Platea se despejarán tus dudas sobre lo merecido o no del respeto que ofrecen a este chef sus colegas del sector.

Llegar a la cima del arte culinario japonés siendo español tiene, si cabe, más mérito que hacerlo si eres originario de esa tierra milenaria. Rafael Sánchez comenzó a trabajar como ayudante de cocina en Madrid para sacar un dinero extra mientras estudiaba Bachillerato. Tuvo la suerte de ser acogido en el restaurante japonés de referencia en los años 90: Suntory. Se puede decir que cayó en esta modalidad culinaria de casualidad. O quizá fuera obra del destino. Ese mismo establecimiento le brindó la oportunidad de desarrollar nuevas técnicas en Londres, donde también comenzó a explorar la cocina fusión.

Cuando volvió a España de su periplo británico, ya estaba al otro lado del «pupitre»: empezó a impartir cursos de cocina japonesa en lugar de recibirlos. Y, si te gustan las historias de película, te contaremos que fue en el mismo restaurante que despertó su «gusanillo» gastronómico, Suntory, donde conoció a un cliente muy especial: Galo García-Miñaur. Fue «feeling» a primer vista cocinero-cliente: a partir del típico «a ver si nos sentamos un día y hablamos», hicieron buenas migas y terminaron convirtiéndose en socios. Fue con él con quien abrió el Grupo Shikku, compuesto por varios restaurantes con una oferta innovadora que, a juicio de Sánchez, «faltaba en la capital». 

En Platea tendrán dos corners, en los que harán una mezcla de Bambou (dim-sum, tallarines, arroz, frito…) y Shikku (sushis, rollos, algún tataki…). En ambos el cliente podrá encontrar calidad y dinamismo. Y comprobar por sí mismo a qué sabe ese sushi con apellido español.

UN DIAMANTE EN LA MILLA DE ORO

#ALREDEDORES

Platea es parada obligada en la ruta madrileña por excelencia de los amantes de la moda

La ruta madrileña por excelencia para los amantes de la moda se encuentra en el Barrio de Salamanca.

Las calles de Serrano, Claudio Coello, Ortega y Gasset, Velázquez, Ayala y Lagasta componen la deseada Milla de Oro que, desde hace unos días, cuenta con una “guinda” de lujo: la posibilidad de completar una jornada de compras con un brunch, un vermout o un café en alguno de los mágicos espacios de Platea.

De Manolo Blahnik a Ramón Freixa, de Victorio & Lucchino a Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán. De zapatos a tapas; de bolsos a cócteles. Cientos de planes entrelazados con el ingrediente común del gusto por la calidad y el lado más artístico de la moda y la gastronomía.

Ningún paseo por la Milla de Oro quedará ya completo sin una visita a Platea.

MARIDAJES

#GASTRO

Las combinaciones perfectas que te harán más feliz

La definición técnica de maridaje alude a la combinación de comidas y bebidas que casan a la perfección entre sí. Pero, en realidad, el maridaje es mucho más que eso. Es un arte subjetivo, con algunas reglas básicas, pero con un abanico tan amplio de mezclas que entran por ojos, boca y nariz que resulta imposible de normativizar.

El maridaje clásico, el más común, se da entre comida y vino. Lo que uno debe saber antes de aventurarse en dicha fusión es que el ajo, la cebolla, el vinagre y el pimentón son los grandes enemigos de este caldo. Una vez se tiene esto claro, uno se sorprende de que no todo sea blanco o negro. O mejor dicho, blanco o tinto. 

Depende. ¿De qué depende? Pues de si es seco y joven (adecuado para aperitivos y entremeses); de si está fermentado en barrica (pegará muy bien con pescado); de si es dulce (pruébalo con postres); rosado (para platos ligeros); de crianza (corderos); o Gran Reserva (grandes asados y quesos muy curados), por poner unos pocos ejemplos. 

Por si esto no fuera poco, ya se está trabajando muy en serio a nivel profesional en el maridaje con cervezas. La mayor introducción de estilos y la difusión de la verdadera cultura cervecera en nuestro país ha ayudado a que hoy podamos disfrutar de un foie a la plancha con una IPA o unos raviolis de faisán con una Dunkel en lugares especializados como el restaurante Racó d´en Cesc, ubicado en Barcelona.

Si uno se acostumbra a maridar sus comidas y cenas, al final no hará falta que nadie le aconseje sobre cómo hacerlo, sino que la experiencia y el paladar serán los que dicten qué pega mejor con qué. Puede que al principio no le des importancia, pero cuando descubras lo agradecido que es un buen maridaje, comenzarás a imponértelo como costumbre.

El objetivo de Platea es que vivas una experiencia única en todos los sentidos. Por eso, nos hemos esmerado en componer una extensa carta de comidas y bebidas para que puedas elegir a tu gusto. ¿Te vienes a tomar algo?

CURIOSIDADES CERVECILES

#GASTRO

Después de leer esto, la cerveza te gustará aún más (si cabe)

Si algo distingue a la cerveza, es su alto componente socializador. “¿Nos tomamos unas birras y me cuentas?” o “¿quedamos para tomar unas cañas?” son las frases más repetidas antes de juntarse para refrescar el gaznate e intercambiar pareceres. Pero, al margen de esto, existen un montón de curiosidades alrededor de ese brebaje que algunos se atreven a denominar como “oro líquido”. A ver si ya conocías alguna de estas tres:

1. Hace 9.000 años, los sumerios ya eran expertos cerveceros. 

En el 7.000 a. de C., esta civilización dominaba a la perfección la elaboración de cerveza. Existen pruebas. En sus factorías se han encontrado calderas, cubas de maceración y barriles para almacenar y transportar el líquido. Aunque la cerveza que bebían era un poco diferente a la que conocemos hoy, ya que utilizaban erner, un cereal de tipo primario. Y si te decimos que 3.000 años más tarde, los babilonios ya disponían de 20 clases de cerveza, ¿cómo te quedas? A ellos les pirraba la negra. 

2. “Una buena cerveza debe estar bien fría”. Meeec, ¡error!

Cada tipo de cerveza requiere una temperatura apropiada a su sabor (además de un vaso o una copa idónea para el estilo). Si nos bebemos una lager (rubia), la temperatura ideal oscila entre los 6 y 8ºC. Si, en cambio, optamos por una cerveza negra tipo Imperial Stout, de más graduación alcohólica y consistencia, nos vamos hasta los 15ºC. Y así para cada tipo. Para que te hagas una idea, en muchos lugares de Bélgica o Alemania lo común es servirla a temperatura ambiente. Cuestiones culturales. Lo de los vasos helados lo dejamos para otro día.

3. La cerveza no caduca.

De hecho, una práctica común entre los cerveceros aficionados es la de dejar añejar cierto tiempo unas cuantas botellas para que afloren matices ocultos. En el año 2006, se encontraron 250 botellas de la cerveza Ratcliff Ale, elaborada en 1869. Aunque ya ha llovido desde entonces, un grupo de expertos determinaron que se encontraba en perfecto estado. Una prueba demoledora de que sus propiedades aguantan bien el paso del tiempo.

¿A que ahora ves la cerveza con otros ojos? Ven a tomarte una a Platea, tenemos una cuantas.

El CAMBIO DE TERCIO DEL GIN TONIC

#CÓCTELES

De bebida terapéutica a señal de distinción

Desde que este combinado de ginebra y tónica empezó a tomarse en Inglaterra en el siglo XIX, ha estado asociado a diferentes utilidades y momentos sociales. En un principio, la tónica fue utilizada para paliar la malaria y el paludismo. Surgió como resultado de un intento de paliar el mal sabor de la quinina añadiendo agua carbonatada, y pronto se empezó a comercializar. Este efecto curativo ha desaparecido, dado que la mayoría de las tónicas del mercado sustituyen la quinina por edulcorante.

Siempre ha sido una opción recurrente en las barras, pero desde hace unos años, el gin tonic está viviendo un pronunciado renacer: en primer lugar, ha creado un momento social que otros cócteles no habían logrado definir con tanta claridad.

Tomar un gin tonic a media tarde es un plan diferente al de tomar unas cervezas o un café. Y, desde luego, es distinto de tomar cualquier otro combinado: añade un toque de distinción a todo aquel que lo sujeta en la mano. Esto es así pese a las quejas de los que llevan años bebiéndolo, desde mucho antes de que fuera cool. En segundo lugar, ha provocado la proliferación de establecimientos especializados en sus distintas variedades, así como de marcas premium de ginebras y tónicas.

¿Existe el gin tonic perfecto? Si es así, seguro que tiene mucho que ver con las manos que lo crean. Si vas a Platea, ten la tranquilidad de que  serán las de los prestigiosos bartenders Diego Cabrera y Luca Anastasio. Pero nada hace mejor un gin tonic que la compañía y el entorno. ¿Quieres probar cómo sabe uno en 

FAMILY THYSSEN

#ALREDEDORES

El arte no entiende de edades

Pasa mucho. Te interesa una exposición de arte pero te tienes que llevar a tus hijos pequeños. Y claro, ellos se aburren. También pasa que te los llevas a propósito, queriendo que desarrollen su sensibilidad artística, pero no sabes cómo hacerlo. Y se aburren de nuevo.

Por eso, el Museo Thyssen-Bornemisza acaba de convertir en permanente la actividad Family Thyssen, una propuesta para autóctonos y foráneos que visiten el museo con niños de edades comprendidas entre los seis y los doce años. Esta consiste en una visita guiada, elegible en inglés o español, que se lleva a cabo todos los sábados y domingos.

Lo interesante es que tanto padres como hijos participan activamente en su recorrido. La intención del los artífices de la idea es que ambos aprendan a contemplar una obra de arte y a extraer información de ella. Se pretende así el entendimiento de otras culturas y sus formas de interpretar el mundo.

Como ves, ¡ya no hay excusas para no hacer buenos planes en familia!

PLATEA NO SIEMPRE FUE PLATEA

#ESPACIO

El espacio gastronómico toma el testigo de los míticos cines Carlos III

Por desgracia, el cine Carlos III, que así se llamaba, se vio obligado a cerrar sus puertas hace más de diez años, tras haberse quedado obsoleto ante el imparable avance de las salas de proyecciones modernas, el 3D y demás progresos tecnológicos. Sin embargo, fue en su momento un cine muy popular en Madrid, y su recuerdo todavía pervive en los corazones de los madrileños amantes del celuloide.

Corren tiempos en los que los lugares, por muy espectaculares que sean, ya no gozan del encanto de antaño. Por eso, Platea ha querido respetar la concepción original del espacio que alberga. El nombre elegido no es una casualidad, pues si bien anima a “platear” a sus visitantes, es también un homenaje a aquellos anfiteatros desde los que, antiguamente, se podían ver las películas. Lo mismo se podría decir del espacio, que conserva ese aspecto señorial tan característico.

Pero no solo de películas ha vivido este singular lugar. También hospedó uno de los locales nocturnos más famosos y míticos de la ciudad: la discoteca Cleofás, dirigida al público maduro y que consiguió una clientela muy fiel en su momento.

Y es que, aunque a veces se nos olvide, es necesario conocer nuestra propia historia y tenerla presente.

LAS ACEITUNAS, ESAS GRANDES DESCONOCIDAS

#GASTRO

«La hora del vermout» trae las mejores variedades a Platea

Si hablamos de aceitunas, seguramente las asocies con cerveza o refrescos. Algo para picar, para matar el hambre. Pero ¿conoces realmente las propiedades que esconden? Si no es así, tranquilo, que te las contamos ahora mismo.

¿Cómo puede una cosa tan pequeña tener tantos nutrientes?

Omega-3, omega-6, vitaminas A y C… llevarse una aceituna a la boca refuerza tus defensas más de lo que te piensas. Además, aporta tiamina, una vitamina poco mencionada pero que resulta esencial para nuestro sistema nervioso. Todo esto, sumado a su aporte de hierro, sodio, fibra y a su fácil asimilación por parte de nuestro organismo, ya debería haber cambiado un pelín tu concepción sobre ellas. ¿O no? 

Si estás haciendo dieta, ¡pon una aceituna en tu vida!

¿Tienen las aceitunas demasiadas calorías? Al contrario: ayudan a que te mantengas en tu peso, ya que son altamente saciantes. Eso quiere decir que, si te tomas unas cuantas antes de comer, no devorarás el plato como si te fuera la vida en ello. Y son cardiosaludables, que es una palabra muy bonita. 

Hay vida más allá de las aceitunas del bar. 

De hecho, hay un paraíso. ¿Has probado alguna vez una “bomba”? ¿Y un “chanchullo”? Uy, pues no sabes lo que te pierdes. Son una especie de banderillas en las que las aceitunas van acompañadas de anchoas, queso, pimiento rojo, lacón, salmón o tomate seco. Hay mil variedades, todas deliciosas.

 Si te hemos abierto un poco el apetito y convencido sobre sus beneficios, que sepas que puedes descubrir ese nuevo mundo del que estamos hablando. ¿Dónde? Has acertado: en Platea. Pregunta por La Hora del Vermut. Ya nos contarás.

¿EXPERIMENTAREMOS LA SINESTESIA?

#CHEFS

El restaurante Arriba de Ramón Freixa es uno de esos sitios a los que no puedes dejar de ir

Visitar el primer anfiteatro de Platea es un privilegio. No solo porque ofrece las mejores vistas del escenario. También porque en él es posible deleitarse con sabores de cinco estrellas. O, mejor dicho, de dos estrellas: las que atesora el chef Ramón Freixa. Goloso empedernido, Ramón sabe bien que, para acariciar paladares ajenos, nada hay más importante que afinar el suyo. Por eso lo ha entrenado en los mejores fogones a uno y otro lado de los Pirineos. Mejor Cocinero de España en 2001, Mejor Restaurante en 2007, mejor Carro de Quesos en 2002, mejor Oferta de Postres en 2003... Pero él sigue poniéndose nuevos retos. Como el de abrir las puertas de Erre en Cartagena de Indias (Colombia) o el de coger la batuta del primer anfiteatro de Platea.

¿Distinguirá aquel que reserve una mesa en el primer anfiteatro qué parte del placer que experimente proviene de las propuestas gastronómicas de Freixa, cuáles del entorno mágico de Platea, cuáles del espectáculo que se desarrolla a pocos metros de él?

¿Sentirá gusto en el paladar por lo primero, en la vista por lo segundo, en el oído por el tercero? ¿O por el contrario vivirá un placer único, indescriptible, en el que todos los sentidos converjan hasta que no sea fácil distinguir unos de otros?

¿Experimentará, entonces, la sinestesia?

Una rana de la suerte aterriza en Colón

#ALREDEDORES

El Casino Gran Madrid instala una estatua gigante en Colón con motivo de la apertura de su nueva delegación

Si tus pasos te han llevado últimamente por Paseo de Recoletos, habrás advertido entre la multitud la presencia de algo inusual. Concretamente, una gran escultura de cuatro patas y color verde. No te has vuelto loco, es una rana gigante. 

Como sospecharás, hay una razón detrás. Y es que esta obra escultórica custodia el acceso a la nueva delegación de Gran Casino Madrid, ubicada en Colón. Pero ¿qué pinta un anfibio en un sitio así? En realidad, es común entre los casinos de medio mundo ataviar la entrada principal de sus instalaciones con ostentosas esculturas. La de Colón se asocia simbólicamente con la prosperidad y la suerte, según la filosofía del feng shui, con la cual comulga el interior de la sala.

La figura, hecha de bronce y de cinco metros de altura, es obra del artista Eladio de Mora, más conocido como dEmo, el cual ha exportado varias de sus obras a ciudades como Miami, Nueva York o Londres. En palabras del artista, que busca la sonrisa de la gente como primera reacción, la rana mira hacia Colón como si estuviera mirando al agua.

La obra formará parte de la ciudad, por lo menos, durante un año. Después, el Ayuntamiento decidirá si prorroga su actual ubicación un año más o si lo hace de forma permanente. De momento, parece que la anura ha entrado con buen pie entre sus vecinos. O mejor dicho, con buena pata.

Y no olvides que, muy cerquita, puedes disfrutar de la gran experiencia ocio-gastronómica de Platea, otra de las mejoras opciones de entretenimiento que ofrece la zona de Colón. Para que te hagas una idea, la rana se podría plantar allí en tres zancadas, así que acércate y verás como no te arrepientes.